Chat
Filtrar en Comida macrobiótica
Filtro nutricional
  • Vegetariano
    El producto no contiene en su composición ningún tipo de carne o pescado (puede contener huevo, lácteos o miel).
  • Vegano
    El producto no contiene ningún componente de origen animal.
  • Gourmet
    El producto cuyas principales cualidades lo convierten en un alimento selecto.
  • Sin grasa
    El producto no contiene más de 3g de grasa por 100g en el caso de los sólidos o 1,5g de grasa por 100ml en el caso de los líquidos.
  • Fuente de fibra
    El producto contiene como mínimo 3g de fibra por 100g o, como mínimo, 1,5g de fibra por 100kcal.
  • Alto contenido de proteínas
    Las proteínas aportan como mínimo el 20% del valor energético del alimento.
  • Sin azúcares
    El producto no contiene más de 0,5g de azúcar por 100g o 100ml.
  • Sin sal
    El producto no contiene más de 0,005g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100g.

Comida Macrobiótica

La alimentación macrobiótica está basada en la medicina tradicional china y en el budismo zen. Lo que pretende es que el individuo disfrute de una vida más saludable y longeva. Su principio es que la salud se consigue cuando hay un equilibrio entre el ying y el yang, entre cuerpo y mente. El estado de ánimo del individuo y la dieta que incorpora a su vida están estrechamente relacionados.

Hay 47 productos.

Mostrando 1-36 de 47 artículo(s)

En Merkabio nos preocupamos por conseguir que tu alimentación sea la mejor y contribuya a tu bienestar físico y mental. Por ello, te ofrecemos una amplia variedad de comida macrobiótica, desde algas marinas comestibles hasta preparados de frutas, espirulina y salsas macrobióticas. Pero también pan, legumbres, sopas y purés, cereales, copos, semillas y demás alimentación saludable.

¿Qué es la comida macrobiótica?

La dieta macrobiótica es una forma de alimentación basada en incorporar unos hábitos alimenticios saludables de por vida,  inspirados por la filosofía oriental del equilibrio entre el yin y el yang. En Merkabio disponemos de una sección de comida macrobiótica ecológica procedente de Japón, especialmente algas, preparados de frutas y salsas. La comida macrobiótica se fundamenta en el consumo de granos de cereales integrales, legumbres, algas y verduras. Entre los cereales que se recomiendan se encuentran el arroz, el maíz, el centeno, el trigo y el mijo, aunque no sus harinas.

Se trata de una dieta basada en alimentos ecológicos, verduras de temporada e hidratos de carbono complejos. Se da prioridad a las frutas y verduras estacionales y se evita consumir productos procedentes de países lejanos al lugar en el que se vive. Uno de los principios de la alimentación macrobiótica es lograr una mejor digestión. Por ello, se da mucha importancia a masticar muy bien los alimentos y cocinarlos de forma que sean más fáciles de digerir.

Los componentes esenciales de este tipo de comida son las algas marinas como el lotus, kuzu y mebosi, así como la sal marina para equilibrar los platos. Sin embargo, elimina de la dieta los azúcares, las conservas, los colorantes, las grasas y los alimentos procesados.

No se come carne, y pescado, solo de vez en cuando. Tampoco se incluyen la berenjena, las patatas y los tomates. Quedan prohibidas las especias y los ingredientes químicos.

Beneficios e inconvenientes de la comida macrobiótica

Los beneficios de la comida macrobiótica son innumerables, puesto que se basa en el consumo de alimentos con gran valor nutricional, naturales y sin conservantes añadidos. Uno de estos beneficios es la cantidad de energía que aporta. Ayuda a proporcionar fuerza y vitalidad al individuo, a ir al baño y a eliminar la acidez al regular el pH del organismo. Permite mantener el peso ideal y combatir el estrés y aporta claridad mental. Además, facilita la eliminación de toxinas y los alimentos que la integran contienen altos aportes de fibra, vitaminas y minerales.

Sin embargo, también puede haber desventajas si no se lleva a cabo de manera cuidadosa para evitar la carencia de ningún nutriente. Puede haber un déficit de hierro, calcio o proteínas que afecte negativamente a la salud del individuo.

Alimentos no recomendados en la dieta macrobiótica

  • Los productos lácteos se evitan en la mayor medida posible, dando lugar al consumo de leches vegetales, bebidas vegetales, té verde, té kukicha e infusiones. Como endulzantes se utilizan sirope de arroz, sirope de cebada o miel natural.
  • La carne estaría en la punta de la pirámide, ya que la alimentación macrobiótica desaconseja totalmente su consumo, especialmente de las carnes rojas.

Para tener una visión más gráfica, en el extremo yin encontraríamos los alimentos con efectos expansivos (azúcar, medicamentos, conservantes, alcohol) y en el extremo yang tenemos los alimentos con efectos contractivos (sal, carnes rojas). La dieta macrobiótica se basa en los alimentos del centro: cereales, legumbres, algas comestibles, semillas y verduras.

No obstante, la macrobiótica no consiste en atiborrarse a cereales o algas y dejar de lado todo lo demás, sino precisamente lo que busca es conseguir un equilibrio de nutrientes para facilitar a nuestro organismo las vitaminas, ácidos grasos, minerales que necesita.

De hecho, ciertas teorías macrobióticas hablan de comer más o menos cereales según estemos empezando con esta dieta y en función del ejercicio que hagamos. O si estamos, por ejemplo, en un proceso de recuperación, se recomienda aumentar su consumo. Eso implica que, en ocasiones, también es necesario tomar alimentos de los extremos, pero compensando de forma armónica, y por proporciones, su consumo sin abusar de ellos.

Principales alimentos de la dieta macrobiótica

  • Los cereales integrales (y preferiblemente en grano) son la base de la pirámide nutricional de este tipo de dieta, entre los que destacan el trigo sarraceno, la avena, la quinoa, el mijo y el arroz integral. También el seitán, un preparado a base de harina de trigo y agua que se usa en dietas vegetarianas y veganas como sustituto de la carne.
  • El siguiente escalón de la pirámide está formado por las legumbres (alubias, azuki, garbanzos, lentejas) y las semillas (sésamo, lino) donde podemos mencionar también al tofu (también llamado queso de soja, elaborado con semillas de soja, agua y solidificante).
  • Las algas comestibles como el wakame, agar agar, el kombu, hiziki, nori, hijiki se pueden combinar fácilmente con otros alimentos, como hervirlas con cereales o legumbres. También como acompañamiento con verduras (por ejemplo salteadas con zanahoria y nabo). En los países orientales se suele consumir en mayores cantidades, porque su organismo está más acostumbrado.
  • Los seguidores de la macrobiótica apuestan por cocinar con verduras locales de temporada, preferiblemente de producción ecológica. Las verduras frescas son menos frecuentes ya que son más difíciles de digerir.
  • Pese a que los vegetales son claves en esta forma de alimentación, no se trata de una dieta vegetariana. Incluye, por lo tanto, huevos (de gallinas criadas en libertad), mariscos y pescado blanco o azul (siempre que no sea procedente de piscifactoría)

¿Dónde puedo comprar comida macrobiótica?

Comprar comida macrobiótica es mucho más sencillo de lo que puedes pensar. En el supermercado online de Merkabio podrás comprar todo tipo de alimentos ecológicos macrobióticos sin moverte de casa ¡Más fácil y económico imposible! ¿A qué esperas? ¡Anímate y prueba nuestro surtido de comida macrobiótica!