Chat
Filtro nutricional
  • Vegetariano
    El producto no contiene en su composición ningún tipo de carne o pescado (puede contener huevo, lácteos o miel).
  • Vegano
    El producto no contiene ningún componente de origen animal.
  • Gourmet
    El producto cuyas principales cualidades lo convierten en un alimento selecto.
  • Sin grasa
    El producto no contiene más de 3g de grasa por 100g en el caso de los sólidos o 1,5g de grasa por 100ml en el caso de los líquidos.
  • Fuente de fibra
    El producto contiene como mínimo 3g de fibra por 100g o, como mínimo, 1,5g de fibra por 100kcal.
  • Alto contenido de proteínas
    Las proteínas aportan como mínimo el 20% del valor energético del alimento.
  • Sin azúcares
    El producto no contiene más de 0,5g de azúcar por 100g o 100ml.
  • Sin sal
    El producto no contiene más de 0,005g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100g.

Mermelada ecológica

La mermelada ecológica es un complemento delicioso y perfecto para el desayuno y la merienda. Sirve para elaborar postres, enriquecer yogures o incluso como acompañante de algunas carnes. En Merkabio disponemos de una amplia variedad de mermeladas ecológicas: de arándanos, de higos, de naranja amarga, de cereza, de membrillo, de tomate, sin sacarosa… ¿Cuál quieres probar? ¡No te las puedes perder!

Hay 26 productos.

Mostrando 1-26 de 26 artículo(s)

¿Qué es la mermelada ecológica?

La mermelada ecológica es un producto elaborado con ingredientes procedentes exclusivamente de la agricultura ecológica. Es decir, la fruta, el azúcar y cualquier otro componente deben proceder de agricultores certificados. Así, al elegir esta mermelada, el consumidor se asegura de evitar cualquier toxina o contaminante mientras apoya un modelo de vida sostenible. Aunque habitualmente se asocia con el desayuno, existen nuevos usos gastronómicos para ella: acompañamiento de aperitivos, ingrediente de batidos, guarniciones de carnes y pescados, para hacer helados caseros, condimento para las ensaladas, etc.

¿Qué diferencia hay entre confitura y mermelada?

Para no confundirse, conviene conocer la diferencia entre confitura y mermelada. Así, para la mermelada se requiere el uso de fruta entera, en su justo grado de maduración e incluyendo las pieles. Por su parte, la confitura se elabora con puré de fruta, que es una mezcla gelatinosa compuesta de azúcares, agua y pulpa o puré de fruta. En estos casos, se exige un mínimo del 35% de fruta en la composición para que se pueda denominar confitura.

¿Como se hace la mermelada?

La mermelada se hace con frutas enteras troceadas que se cuecen con idéntica proporción de endulzante, generalmente azúcar. Al superar los 105 ºC, el ácido y la pectina de la fruta reaccionan generando la mezcla consistente que denominamos mermelada.

Si queremos ir más allá, la legislación española estipula que, para que se pueda llamar así, el producto debe contener como mínimo un 30 % de fruta. Si tienen más del 50 %, son mermeladas extra.

¿De qué frutas se puede hacer mermelada?

En realidad, como hemos visto, para que la mermelada cuaje hace falta que la fruta tenga pectina, una sustancia natural que, al contacto con el agua, forma un gel que da consistencia a la mermelada.

Muchas frutas contienen este elemento: manzanas, peras, cítricos, muchas bayas, melocotones, albaricoques, higos, membrillos, etc. También se pueden utilizar frutas que no tienen pectina, como la fresa o la frambuesa. En estos casos, las recetas caseras utilizan un poco de zumo de limón para aportar la pectina. O también se puede comprar esta sustancia y añadirla.

Propiedades de la mermelada

Su mayor ventaja es que aprovecha tanto la pulpa como la piel de la fruta, de modo que vamos a consumirla de forma íntegra. La piel de la fruta es rica en fibra por lo que nos va a ayudar a regular el tránsito intestinal y además mejora la absorción de las grasas. También gracias a la fruta y en función de la que se use, aporta gran cantidad de vitaminas, que junto a los minerales que suelen contener, nos va a ayudar a recargar nuestro organismo con electrolitos y mantenernos en un estado perfecto. El origen de la elaboración de mermelada se basa en cocer fruta con azúcar, dado que al principio se utilizaba ésta como conservante natural para que la fruta durase más tiempo.

Pero a pesar de estos beneficios, precisamente en la actualidad, el uso de azúcar ha generado muchos estigmas en torno a la mermelada y de creencia popular, como puede ser que su consumo engorda debido a la gran cantidad de azúcar que contiene o la ya de por sí mala fama del azúcar sobre nuestra salud con sustitutos del azúcar. Por estos motivos, os proponemos la mermelada ecológica como una alternativa más saludable.

Beneficios de la mermelada ecológica

La mermelada ecológica, como el resto de productos certificados por los consejos reguladores de la agricultura ecológica, ofrece sobre todo seguridad alimentaria. Además, contiene más nutrientes y tiene mejor sabor. De paso, se contribuye a defender el medio ambiente y a hacer sostenible esta agricultura. Las mermeladas ecológicas tienen muchas ventajas respecto a las convencionales sobre todo en cuanto a sabor, textura y estado pero resultando además más saludables para nuestro organismo dado que en el proceso de elaboración se utiliza la cocción mínima de la fruta, consiguiendo la menor alteración posible de sus propiedades y sin aditivo alguno.

Además, se elaboran con frutas ecológicas frescas y de cercanía, recogidas en el momento óptimo de madurez, reduciendo así al máximo el contenido en azucares de la propia fruta y adaptando el ritmo de recolección al uso concreto de las mermeladas que se vayan a elaborar, haciendo de éstas un alimento de producción limitada.

Respecto al azúcar, podemos encontrar mermelada sin azúcar y otras que, para evitar el amargor de algunas frutas, se endulzan de forma más natural utilizando caña de azúcar, sirope de ágave ecológico, zumo de limón o el agar-agar (sustancia está presente en algunos vegetales que actúa como regulador intestinal y coadyuvante en dietas de adelgazamiento por su efecto saciante) para eliminar la aportación del azúcar a este alimento.

¿Dónde puedo comprar las mejores mermeladas ecológicas del mercado?

Por suerte, hoy en día existen múltiples variedades y se pueden encontrar mermeladas libres de azucares o bajas en azúcar y fabricadas de manera artesanal, con un proceso más natural, similar al que yo mismo realizaba de niño, con las frutas frescas que cogía directamente del árbol. No sirve cualquier fruta para hacer una buena mermelada dado que para ello dependerá del nivel de pectina que tenga la propia fruta, y cuya sustancia es la causante de que al unirse con el azúcar, se forme esa textura gelatinosa que le da la consistencia propia. Las frutas con niveles más altos de pectina son la pera, manzana, ciruela, fresa, cereza, naranja o el limón.

 La mejor forma de comprar mermeladas ecológicas es recurrir a plataformas online, como el supermercado ecológico de Merkabio. Donde podrás comparar precios, características y tipos de mermeladas con total comodidad. ¡Pruébalas en tus desayunos ecológicos!