Chat

Declaraciones nutricionales

Vegetariano
El producto no contiene en su composición ningún tipo de carne o pescado (puede contener huevo, lácteos o miel).
Vegano
El producto no contiene ningún componente de origen animal.
Gourmet
El producto cuyas principales cualidades lo convierten en un alimento selecto.
Sin grasa
El producto no contiene más de 3g de grasa por 100g en el caso de los sólidos o 1,5g de grasa por 100ml en el caso de los líquidos.
Fuente de fibra
El producto contiene como mínimo 3g de fibra por 100g o, como mínimo, 1,5g de fibra por 100kcal.
Alto contenido de proteínas
Las proteínas aportan como mínimo el 20% del valor energético del alimento.
Sin azúcares
El producto no contiene más de 0,5g de azúcar por 100g o 100ml.
Sin sal
El producto no contiene más de 0,005g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100g.

Intolerancias

Sin altramuces
Sin apio
Sin crustáceos
Sin frutos con cáscara
Sin frutos secos
Sin gluten
Sin huevo
Sin lactosa
Sin moluscos
Sin mostaza
Sin pescado
Sin sésamo
Sin soja
Sin sulfatos y sulfitos

Marcas

Algamar

Agua para cocinar

Las características y la calidad del agua que utilizamos para elaborar nuestras recetas tienen una influencia determinante sobre los alimentos y los platos que preparamos. Por eso, puede resultar muy conveniente que recurramos al agua para cocinar. Te damos más detalles a continuación.

¿Qué es el agua para cocinar?

El agua para cocinar es un tipo de agua que está específicamente preparada para la elaboración de los alimentos. Tienes que tener presente que, en función de los minerales que contenga, de su dureza o de su cantidad de cal, el líquido elemento puede alterar el sabor de tus platos. Por otra parte, algunas aguas pueden tener sustancias contaminantes que después ingerimos a través de la comida.

¿Cómo influye en las comidas el agua utilizada para cocinar?

El agua es indispensable para cocinar y, sin embargo, muchas veces no tenemos en cuenta hasta qué punto influye en nuestros platos. Uno de los factores más determinantes en este sentido es su dureza o grado hidrotimétrico, es decir, la cantidad de calcio y magnesio que contiene.

En función de esto distinguimos entre aguas duras y aguas blandas. Las aguas duras tienen un sabor más desagradable y, además, aumentan el tiempo de cocción de los alimentos. Esto afecta, sobre todo, a las legumbres y verduras.

Por eso, las aguas blandas suelen ser mejores para cocinar. Por otro lado, hay recetas concretas que contienen productos procedentes del mar que requieren del uso de un agua específica si nuestro objetivo es potenciar y mejorar su sabor.

¿Qué tipo de recetas requieren de un agua para cocinar específica?

Las recetas elaboradas a base de verduras y legumbres se ven especialmente afectadas por las características del agua utilizada para su cocción, sobre todo si hablamos de platos de cuchara como potajes o fabadas. Como ya hemos señalado, en estos casos conviene recurrir a aguas blandas, pues las duras empeoran su sabor.

Por otro lado, los platos elaborados con arroces y mariscos resultan mucho más deliciosos si los cocinamos con agua de mar extraída de corrientes oceánicas, pues nos permite obtener un sabor más natural y con más matices. Por último, otro alimento en el que el agua tiene un impacto destacable es el pan, pues su calidad va a depender, en gran medida, del agua utilizada en su elaboración.

¿Dónde comprar agua para cocinar?

¿Quieres dotar a tus platos de marisco y arroces de un sabor incomparable? En Merkabio podrás encontrar agua para cocinar el complemento perfecto para tus platos. Realiza tu pedido cómodamente, sin moverte de casa y con la máxima garantía. No lo dudes, deja a tus comensales satisfechos.

leer más