Chat
Filtro nutricional
  • Vegetariano
    El producto no contiene en su composición ningún tipo de carne o pescado (puede contener huevo, lácteos o miel).
  • Vegano
    El producto no contiene ningún componente de origen animal.
  • Gourmet
    El producto cuyas principales cualidades lo convierten en un alimento selecto.
  • Sin grasa
    El producto no contiene más de 3g de grasa por 100g en el caso de los sólidos o 1,5g de grasa por 100ml en el caso de los líquidos.
  • Fuente de fibra
    El producto contiene como mínimo 3g de fibra por 100g o, como mínimo, 1,5g de fibra por 100kcal.
  • Alto contenido de proteínas
    Las proteínas aportan como mínimo el 20% del valor energético del alimento.
  • Sin azúcares
    El producto no contiene más de 0,5g de azúcar por 100g o 100ml.
  • Sin sal
    El producto no contiene más de 0,005g de sodio, o el valor equivalente de sal, por 100g.
Filtrar por marca

Cerveza Ecológica

La cerveza ecológica está ganando nuevos adeptos cada día, por lo que te invitamos a conocer las ventajas y variedades de este producto, elaborado sin sustancias adicionales y cuyo consumo -con la debida moderación- es saludable para el organismo. Quien disfrute de una buena cerveza debe explorar la amplia variedad de cervezas ecológicas que Merkabio ofrece, desde las clásicas; Pilsener, malteadas o lights, hasta las más modernas como la Indian Pale, exóticas o negras.

Hay 13 productos.

Mostrando 1-13 de 13 artículo(s)

En los últimos años, cada vez más productores de cerveza están apostando a que sus productos sean ecológicos, sin fungicidas ni pesticidas. Si bien no existen estudios que determinen la nocividad a largo plazo de los ingredientes utilizados en la elaboración de la cerveza “normal”, hay muchas personas que prefieren no ingerirlos.

¿Cómo se hace la cerveza ecológica?

Los ingredientes básicos de la cerveza son muy saludables, especialmente sin son ecológicos. Por ello, la cerveza es rica en vitaminas (B2, B3, B6 y B9), además de aportar minerales fundamentales, como silicio y fósforo, fibra soluble y proteínas.

La variedad ecológica respeta la receta clásica, incluyendo un certificado ecológico que acredita la ausencia de aditivos innecesarios en su proceso productivo y en sus ingredientes. Los ingredientes de la cerveza ecológica no son diferentes a los de cualquier cerveza normal. Sus cuatro componentes básicos son agua, malta, lúpulo y levadura.

De estos ingredientes, la malta y el lúpulo son los que se pueden certificar como productos ecológicos, puesto que la levadura es un hongo unicelular y el agua no es suministrada por un proveedor como tal.

En primer lugar, se debe limpiar bien el cereal ecológico. Luego se coge el grano de cereal y se pone en remojo para su germinación.

Una vez germinado y brotado, se lo saca del agua, se escurre y se seca para separar el grano. Los granos deben secarse y posteriormente tostarse.

También puede hacerse solo secado o solo tostado, dependiendo del maestro cervecero y la variedad que se quiera obtener. La malta seca se pasa por un molinillo y se obtiene una especie de harina que se debe poner a macerar con agua bien limpia.

Tras la maceración durante varios días, se realiza un filtrado para separar el mosto de la parte sólida. Posteriormente, el mosto se lleva al tanque de cocción para hervirlo durante aproximadamente 90 minutos.

En esta etapa se añaden los lúpulos. Después de la cocción viene el enfriamiento y, posteriormente, la fermentación. Al mosto se lo deja madurar a temperaturas bajas y la última etapa es el embotellamiento.

¿Dónde comprar cerveza ecológica online?

En Merkabio, tu supermercado ecológico, encontrarás una gran variedad de cervezas ecológicas para que brindes con tus amigos y familia: Malteada, Honey, Pilsener, Radler, Black..., entre otras. ¿Cuál es tu favorita? Si te gusta la cerveza no puedes dejar de probarlas.

  • Cerveza negra ecológica

La cerveza negra es conocida por su sabor y por su característico color. No obstante, has de saber también que aporta propiedades beneficiosas a nuestro organismo, lo que la convierte en una bebida ideal dentro de una dieta equilibrada.

La cerveza negra ecológica es una bebida que tiene su origen en Alemania y que se elabora a base de levadura lager, lo que le confiere un sabor más suave. Además, al ser orgánica, utiliza únicamente ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, con lo cual es más saludable y más sostenible.

Hablar de la cerveza negra y de sus propiedades implica hacer mención a la salud, ya que sus componentes aportan muchos beneficios a nuestro organismo. Así, esta bebida es rica en potasio, magnesio, vitaminas del grupo B y fósforo. Además, cuenta con propiedades antioxidantes. Si bien todas las cervezas son ricas en proteínas, minerales y fibra, las variedades negras aportan un extra de hierro.

La cerveza negra tiene unas dosis bajas de alcohol que favorecen el riego sanguíneo, lo que beneficia principalmente al corazón. Además, gracias a que es rica en hidratos de carbono, supone un gran aporte de energía. Por otro lado, su contenido en vitamina B2 mejora la digestión y reduce los niveles de colesterol malo.

Por último, actúa como antioxidante y es excelente para mejorar el funcionamiento de los riñones gracias a su poder diurético. Asimismo, ayuda también a retrasar los efectos de la menopausia.

La cerveza negra se elabora a base de maltas oscuras. Además, su particular proceso de malteado le confiere su tono opaco y oscuro. Por supuesto, contiene cebada que, en ocasiones, se carameliza para darle un sabor más dulce. También es habitual que se le añada nitrógeno en el proceso de servido.

  • Cerveza con limón ecológica

La cerveza con limón ecológica es una variedad de cerveza que, además de los ingredientes habituales (agua, malta, levadura y lúpulo), incorpora limón. Por lo demás, el término ecológico hace referencia a que los ingredientes utilizados proceden de una agricultura basada en métodos sostenibles. Además, esta variedad orgánica no incluye entre sus componentes elementos químicos dañinos para la salud. La cerveza con limón es una bebida ligera y refrescante cuyo consumo es ideal en cualquier época del año, pero sobre todo en verano porque te refresca el cuerpo. Gusta incluso a los que no son demasiado cerveceros y, además, aporta beneficios para la salud.

Una de las ventajas que tiene optar por la cerveza con limón es que cuenta con propiedades idénticas a las de cerveza tradicional sumadas a los beneficios del limón. De este modo, esta bebida es rica en vitaminas como la B6 y la B12, así como en ácido fólico. Todas estas sustancias son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo y la prevención de enfermedades de todo tipo. Además, la cerveza tiene un alto contenido en maltodextrinas y fibra.

Esta variedad de cerveza nada tiene que envidiar a la tradicional, pues sus beneficios para la salud son incluso mayores. De hecho, está comprobado que, añadiendo limón a la cerveza, se consigue un quemagrasas natural y se potencia el poder antioxidante de esta bebida que tiene la capacidad de prevenir la aparición de diversas enfermedades como el cáncer o las cardiopatías.

En el mercado existen muchas marcas de cerveza con limón como, por ejemplo, Budels, Ökok Rone o Hanf. Las tres se caracterizan, además, por su elaboración ecológica, su calidad y los matices de sabor que ofrecen. Del mismo modo, ninguna de ellas incorpora potenciadores de sabor ni colorantes artificiales.

  • Cerveza ecológica sin alcohol

La cerveza sin alcohol es una opción refrescante y ligera para los cerveceros que quieren disfrutar del sabor delicioso de la cebada prescindiendo del componente etílico. Si este es tu caso, en Merkabio podrás disponer de una gran variedad para elegir.

Es una bebida obtenida a partir de la cebada a la que se le ha retirado el compuesto alcohólico. Además, al ser ecológica, no contiene sustancias químicas nocivas para la salud, ya que todos sus ingredientes proceden de la agricultura orgánica. Esto implica también que su proceso de producción es sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

La cerveza sin alcohol contiene un alto porcentaje hídrico. Es rica en potasio, en ácido fólico y en vitaminas del grupo B como la B12. Del mismo modo, aporta una gran cantidad de antioxidantes.

En primer lugar, la ausencia de alcohol elimina los riesgos asociados al consumo de esta sustancia. Además, su contenido en vitaminas mejora la función de las células y ayuda al correcto funcionamiento del organismo.

Por su parte, al contener abundante cantidad de antioxidantes, puede ayudar a prevenir el envejecimiento celular prematuro, mejorando la salud de la piel y ayudando a evitar enfermedades como el cáncer. Por último, es una bebida altamente hidratante gracias a su alto contenido en agua.

El primer paso es preparar los ingredientes necesarios, es decir, la malta, el agua y el lúpulo. La malta se prepara para ser triturada y se deposita en un gran tanque de agua. Posteriormente, se introduce el lúpulo para obtener el llamado mosto. Este compuesto sufre un proceso de fermentación con unas levaduras seleccionadas como las del género Saccharomyces, lo que aporta el sabor y el aroma a la bebida.

Después de la maduración, se puede optar o bien por un tratamiento físico para separar el etanol de la cerveza elaborada o bien por una limitación de la cantidad de alcohol a obtener durante el proceso de fermentación.

  • Cerveza Pilsen ecológica

La cerveza pilsen es un tipo de cerveza que tiene su origen en la República Checa, en concreto en la ciudad de Pilsen, perteneciente a la región de Bohemia. Es una bebida muy popular por su delicioso sabor. A continuación te damos más detalles sobre esta variedad. La cerveza pilsen ecológica es una cerveza de cuerpo suave, aroma delicado, burbuja viva y espuma abundante. El hecho de que sea ecológica implica que ha sido elaborada sin sustancias químicas nocivas y que todos los ingredientes que la componen proceden de la agricultura orgánica. De este modo, es más saludable y más respetuosa con el medio ambiente.

La cerveza pilsen destaca por ser una cerveza de color claro, dorado y brillante. Tiene un índice de transparencia bastante alto y agrada a muchos paladares gracias a su sabor suave y a su baja graduación (entre los 3 y 5 grados). Su índice de amargor se encuentra entre los 30 y los 40 IBUs, por lo que no es demasiado alto. Este tipo de cerveza es, además, muy refrescante gracias a que se caracteriza por un predominio de la malta sobre el lúpulo.

Como todas las cervezas, la pilsen se elabora a base de agua, malta, levadura, lúpulo y un poco de azúcar para favorecer la carbonatación. No obstante, en el caso concreto de esta variedad, se utilizan maltas de Moravia y lúpulo de Zatec en agua de baja dureza.

La pilsen es, además, una cerveza de baja fermentación, ya que las maltas fermentan a baja temperatura (alrededor de 10 grados). Esto se hace mediante una técnica llamada “laggering” que es propia de los maestros cerveceros bávaros.

  • Cerveza Ipa ecológica

Ahora que los consumidores buscan sabores más auténticos y naturales, la cerveza ipa artesana se ha vuelto muy popular. Esta bebida, además de ser deliciosa, es perfectamente compatible con una dieta equilibrada, lo que la convierte en una opción ideal para aquellas personas que están preocupadas por el cuidado de su salud.

El término ipa procede de Indian Pale Ale y forma parte de la tradición inglesa. Este tipo de cerveza se caracteriza por contar con un alto nivel de lúpulo. Además, presenta mucha espuma y un color generalmente pálido.

Cabe señalar, asimismo, que, si optamos por una variedad ecológica, nos estamos asegurando de que todos los elementos utilizados en su elaboración proceden de la agricultura orgánica. Esto implica que se han cultivado o producido en fincas e instalaciones acreditadas por los comités reguladores correspondientes.

El proceso de elaboración de la cerveza ipa es relativamente sencillo y se compone de los siguientes pasos: la maceración, la aspersión, la ebullición, el enfriado, la medición de la densidad original, la inoculación de levaduras y el embotellado. No obstante, la diferencia fundamental que caracteriza su proceso de elaboración reside en que el lúpulo se añade tres veces durante la etapa de ebullición: la primera para dar amargor, la segunda para fijar el sabor y la última para fijar el aroma. Hay que tener en cuenta, además, que la cerveza ipa cuenta con una alta fermentación, lo que hace que su graduación alcohólica oscile entre los 5,1 y los 7,6 grados. Es, por tanto, una cerveza más fuerte y más amarga que cuenta con muchos matices de sabor.

Hoy en día existe una gran cantidad de variedades de cerveza ipa. La más conocida es la English ipa, que cuenta con una gran tradición. Otra versión muy popular es la American ipa, que se caracteriza por ser más suave y por estar muy marcada por su sabor tostado. Por otro lado, existe también la Double ipa, más intensa y con una alta graduación. Por último, están la Belgian ipa, que recoge la tradición cervecera belga; la Red ipa, que se caracteriza por sus vistosos tonos rojizos; y la Rye ipa, elaborada a base de centeno.

  • Cerveza Lager ecológica

La cerveza lager es, probablemente, la más consumida del mundo. Además, cuenta con muchas variaciones como la pilsen, las light lager americanas, la Munich y la Viena, entre otras. Se trata de una cerveza de fácil consumo debido a su sabor suave. Además, tiene poco cuerpo, un aroma delicado y abundante espuma.

La cerveza lager ecológica es aquella que, además de respetar la receta y el proceso original, se elabora con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica. De este modo, es fermentada sin aceleradores artificiales y es elaborada sin sustancias adicionales típicas de la comercialización industrial masiva como los clarificantes o los espumantes artificiales. Esto implica que se trata de un producto natural y más saludable.

La cerveza lager, con todas sus variaciones, destaca por ser generalmente una cerveza de un color bastante transparente, si bien pueden encontrarse cervezas tipo lager de casi todos los colores. Algunas son más doradas y brillantes, como las Pilsen; y otras más rojizas, como las Viena. También podemos encontrarlas en tonos ambarinos o casi negros en función de las maltas utilizadas y las peculiaridades de su elaboración. Son cervezas fáciles de beber debido a su sabor suave y su baja graduación (entre los 3 y 6 grados). Su índice de amargor es bajo y se encuentra entre los 15 y los 40 IBU.

La mayoría de las cervezas, incluidas las lager, se elaboran a base de agua, malta, levadura, lúpulo y un poco de azúcar para la carbonatación. No obstante, la clave de las cervezas que nos ocupan es el tipo de fermentación empleada. La cerveza lager utiliza levaduras de baja fermentación, lo que permite que las maltas fermenten a baja temperatura (entre 6 y 10 grados). A posteriori, estas cervezas son almacenadas durante un tiempo hasta que desaparecen elementos indeseables como el azufre. Así es como se asientan su sabor y su aroma.

El catálogo de cervezas tipo lager es muy grande, ya que es la más consumida de las cervezas. No obstante, si quieres asegurarte de que degustas una cerveza producida según el método tradicional, que no contiene aditivos químicos y que está compuesta por ingredientes procedentes de la agricultura ecológica puedes recurrir a marcas como Budels, Okok Rone y Hanf, por citar algunas.

  • Cervezas exóticas

Las cervezas exóticas resultan muy atractivas para los cerveceros que, acostumbrados a los sabores de siempre, quieren descubrir productos con nuevos matices que los transporten a lugares recónditos del mundo. Las cervezas exóticas son aquellas que proceden de otros lugares y que llaman la atención por alguna circunstancia peculiar que las hace diferentes. Las cervezas a las que estamos acostumbrados la mayoría de los consumidores son aquellas que están elaboradas con los mismos cereales y que presentan o bien un color dorado o bien un color negro.

De este modo, las cervezas exóticas cuentan con otro tipo de ingredientes y presentan otras tonalidades. Además, por lo general, este tipo de bebidas proceden de métodos de producción artesanales.

Las propiedades de esta clase de cervezas dependen del tipo de ingredientes con las que estén elaboradas. Algunas contienen arándanos, remolacha, zanahorias, cáñamo o incluso leche. De este modo, sus nutrientes pueden ser muy diversos, si bien por lo general contienen vitaminas del tipo B y C, antioxidantes, carbohidratos y ácido fólico.

Así, este tipo de bebidas es beneficioso para el organismo gracias a su aporte de minerales y vitaminas. Además, estas cervezas ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y combaten el efecto de los radicales libres.

Hay muchos tipos de cervezas exóticas que podríamos clasificar en función de características como las que siguen:

  • El uso de ingredientes pocos comunes.
  • Métodos de elaboración poco convencionales.
  • Lugar de procedencia.
  • Tonalidades diferentes.
  • Sabores con matices distintos.