10 propuestas de vida Paleo | Tienda ecológica online

10 claves para una vida y dieta Paleo

Te propongo 10 puntos para llevar una vida basada en la dieta Paleo.

No te confundas. Yo no vivo en las cavernas, ni me paso el día colgada de los árboles, ni salgo a cazar mamuts … Vamos, que no estoy tres días buscando comida. Si pensabas que “un modo de vida paleo” es todo eso, tengo unas cuantas cosas que contarte sobre esta dieta.

La filosofía detrás de la dieta paleo tiene más que ver con respetar de dónde venimos, hacer lo que nuestros genes esperan y aceptar todo el conocimiento ancestral que hemos estado acumulando. Y en lo que respecta a comer, buscar la manera más natural y menos procesada de alimentarnos, priorizando lo que nuestra especie lleva más tiempo digiriendo.

Pero, sobre todo, entender que estamos perfectamente adaptados a movernos, esforzarnos, ser ágiles, cambiar, respirar, estar a la intemperie… El zoo artificial que nos hemos construido nos hace pensar lo contrario, pero no. ¡Tenemos un cuerpo fuerte por algo!

Infografia con 10 claves para seguir la dieta Paleo

Por ello, a continuación te resumo en diez puntos cómo hacer una vida Paleo:

  • Somos abiertos de mente: Abandonamos creencias. Muchas cosas que asumimos respecto de lo que debemos comer, cómo curarnos con medicinas… se están desmoronando porque no son más que intereses económicos sin ninguna demostración. La prueba más palpable, la terrible pirámide alimenticia.
  • No damos la espalda a la naturaleza: De allí nacimos y allí volvemos. El verde es nuestro color. Aprendemos a caminar descalzos, respirar aire puro, enfrentarnos a las temperaturas sin mil capas de ropa. La naturaleza nos mantiene activos y fuertes.
  • El deporte todos los días: Si te miras a un espejo te darás cuenta que todo tu cuerpo está hecho para moverse, y no poco. Nos gusta estar sentados pero nuestra genética nos pide movimiento. Toda actividad física es fundamental para recordarnos que somos seres humanos.
  • Buscamos la hormesis: estresar el cuerpo sin forzarlo excesivamente es saludable. Puedes exponerte al frío o al calor para hacerte más resistente, puedes hacer un sprint o sentadillas para aumentar tus capacidades físicas. Caminar descalzo, hacerte un raspón sin miedo a microbios. No eres de cristal, eres una persona y como tal estás hecho para sobrevivir.
  • Apoyamos el consumo de cercanía: Los productores locales, cultivadores, ganaderos son siempre los que nos van a ofrecer el mejor producto y el más natural, además del precio.
  • Rechazamos los alimentos ultraprocesados: Mirad la lista de ingredientes de productos que compramos en el súper y que vienen en bolsa, lata o plástico. Es como leer un pergamino en chino. ¿Alguien había hecho en su casa esa sopa y le habría puesto tantos químicos?
  • Priorizamos las verduras: No ser vegetariano no significa que en la dieta Paleo no le demos importancia a las verduras… ¡y tanto que nos gustan! Son parte fundamental de nuestra dieta, alimentos completos y básicos.
  • Consumimos grasas sin miedo: Grasas saludables hay muchas, y nuestros genes esperan en esas grasas, ya hablé de ello en este post sobre las grasas en la dieta Paleo. Las grasas de siempre nos sientan bien.
  • Evitamos el azúcar: Y no por un tema de engordar, simplemente porque está más que demostrado que el exceso de azúcares altera nuestro organismo y nuestras hormonas, y la verdad una vez que te quitas la costumbre del dulce ¡te encuentras mucho mejor!
  • No basamos nuestra alimentación en los cereales: A fin de cuentas lo que nos aporta el cereal es mucho hidrato de carbono y en consecuencia glúcidos, y gran parte de ellos además están saturados de gluten. Lo bueno es darse cuenta de que si reduces tu ingesta de cereales, o los eliminas, no pasa nada, es más, tu cuerpo lo agradece y la dieta Paleo también … 😉

Diez pequeños pasos que merece la pena tener en cuenta si quieres iniciar una dieta Paleo. Como te dije, no se trata de llamarte paleo o no, sino de entender que tienes mucho que descubrir sobre tu propio cuerpo y tu salud, y que para ello acordarte de dónde vienes puede ser uno de los mejores caminos. Mirar atrás para seguir adelante… ¿Qué te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.