La harina de espelta tiene una textura y sabor diferente a la de trigo | Tienda ecológica online

Cómo cocinar con harina de espelta

Como os contábamos anteriormente en el blog de MkB, la espelta es un cereal con muchas propiedades, y contiene menos calorías y grasas que otros cereales como el trigo.

Su alto porcentaje de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales la hacen ideal para preparar panes integrales y pastas, mucho más sanas que las elaboradas con harina de trigo (la harina de espelta contiene más proteínas y más vitaminas B1 y B2).

Harina de espelta sustituyendo a la de trigo

La harina de espelta se puede utilizar como sustituta de otras harinas en nuestras recetas habituales, pero ajustando un poco las proporciones ya que tiene otra textura, sabor y composición.

Al tener menos gluten y una concentración de carbohidratos complejos más elevada, el pan nos quedará más ligero, más esponjoso y con una corteza más blanda que con otra harina. Si vas a hacer una masa esponjosa, por ejemplo, la harina de espelta crecerá más.

Empieza usando solo la mitad de los ingredientes que necesitas usar en la receta que sueles hacer con harina de trigo.

Es decir, si normalmente le pones una taza de harina de trigo, 3 huevos y 2 tazas de leche; utiliza media taza de harina de espelta, un huevo y una taza de leche y vete añadiendo según la consistencia que vaya adquiriendo.

Recuerda que la cantidad de espelta no siempre tiene por qué ir en proporción, puede que necesites más o menos de lo que pone en la receta original.

Panes y masas con harina de trigo

Cuando lo que estamos cocinando implica añadir agua, como por ejemplo para hacer panes y masas, en lugar de echar la mitad de harina de espelta echamos ¾, pero prestando mucha atención a la consistencia de la masa.

Si la masa está pegajosa y demasiado húmeda, añade más harina de espelta para crear una textura más consistente.

Si está demasiado seca o no es una masa uniforme, añade poco a poco ingredientes líquidos hasta que se forme una bola de masa sólida pero maleable.

Aunque lo cierto es que, para panes y masas, lo ideal es mezclar la harina de espelta con la de trigo para que el resultado no sea tan compactado.

Esto es debido a que la harina de espelta tiene menos gluten (su estructura es más frágil que la de la harina de trigo).

Rebozados con harina de garbanzo

Otra opción interesante a tener en cuenta para mezclar la harina de espelta es la harina de garbanzo, por ejemplo a la hora de hacer rebozados.

Primero haríamos una especie de bechamel líquida mezclando la harina de espelta con la levadura, la sal, la leche (y demás ingredientes que queramos añadir, como curry, cerveza, pimienta,…) y la meteríamos en la nevera. Cuánto más fría más crujiente quedará.

Enharinamos el pescado o carne con la harina de garbanzo y, finalmente, se pasa por la bechamel fría, antes de freír en abundante aceite. ¡Te recomendamos que la pruebes rebozando bacalao! ¡Está estupendo!

Por supuesto, también puedes buscar en internet recetas específicas para realizar con harina de espelta,  ya pensadas para dar con la cantidad óptima y conseguir el mejor sabor.

Si te apetece un snack saludable, en Merkabio contamos con galletas elaboradas con harina de espelta y rellenas de crema de cacao con avellanas. ¡El mejor sabor con las propiedades de la espelta!

Un comentario en “Cómo cocinar con harina de espelta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.