Nuestra colaboradora defiende que las grasas son buenas | Tienda ecológica online

Cómo descubrí que las grasas son buenas

Esperanza Álvarez, de paleochef.es, nos explica cómo evitaba las grasas en su dieta antes de investigar y conocer que no son tan perjudiciales como ella creía, sino que las grasas son buenas.

¡Un artículo sobre las grasas! Tema delicado el que me toca abordar hoy, pero sobre todo lleno de creencias de las que “hemos oído siempre”… Luego,  cuando te pones a investigar,  te das cuenta de que no, que muchas cosas negativas sobre las grasas que hemos oído, no son correctas.

Hace cinco años mi relación con las grasas era nula. Lo único que sabía de ellas era que se quitaban muy mal de la vajilla.

En el tema culinario la cosa se complicaba; solo nombrarlas me revolvía el estómago. No se me pasaba por la cabeza que las grasas fuesen buenas. El tocino era de lo peor si lo veía por error en mi plato. Unos huevos con panceta, chorizo y patatas me infartaba. Si me untaba una rebanada de mantequilla, como penitencia: cincuenta sentadillas.

El aceite de oliva, dos cucharadas. Ni una gota más ni una gota menos, medida a conciencia. Y luego llegaba la Navidad con sus dulces y ahí… ¿Quién no peca? ¿Qué es una Navidad sin polvorones?

Lo que más me preocupaba de los ingredientes era la manteca de cerdo, ¡¡no el azúcar!! En cambio, el tiempo (he incluso la OMS) ha demostrado que es la ingesta de azúcares la que tenemos que reducir y controlar. ¡Precisamente todo al revés de lo que pensábamos!

Y yo venga a correr, a saltar, a ir caminando a todas partes porque me sentía culpable por comer las grasitas que tanto me gustaban, porque es cierto que me costaba resistirme al bacon. También algo bueno saqué de aquella época. Me aficioné al deporte y terminó gustándome, y ese camino me llevó a otros.  Como el de la dieta cetogénica, pero ese es otro asunto.

Aprender que las grasas eran buenas fue el mejor descubrimiento de mi vida, un giro de 180 grados para mí, supuso un cambio de pensamiento y de estilo de vida radical.

Pero espera… ¿Las grasas son buenas? Me imagino que la generalización te chirría, pero no pasa nada, ya acabas de ver que  yo era la primera que me creía la pirámide alimenticia. Y como este tema es muuuuy largo de hablar y de desmontar, simplemente os planteo tres ideas a tener en cuenta, que te ayudarán a reconsiderar tu concepto negativo de las grasas:

  • La obesidad ha subido en el mundo desde las recomendaciones de las dietas bajas en grasa, a mediados de los años setenta: abajo tienes un gráfico que lo muestra. Pues sí, parece que todo lo que se hizo a partir de entonces, el tomar más carbohidratos, cereales, ultraprocesados y alimentos light generaron más problemas de salud que los que “pretendían” evitar…

    Grafico obesidad por dietas bajas en grasas
    Fuente: authoritynutrition.com
  • La teoría de que el colesterol es malo se ha ido a pique: y con ello el pretendido problema de que el consumo de carnes y grasas eran el caldo de cultivo de las enfermedades del corazón. Menudo batacazo que nos hemos llevado con esto, cuesta asumirlo, pero ya de manera oficial se ha desmontado la simplicidad del asunto de que tengamos el “colesterol alto” y de que signifique algo. Otra cosa es cuánto tardará en llegar este cambio a la opinión pública que sigue tan manipulada porque hay que vender yogures…
  • Las grasas saturadas no son el malo de la película: Infinidad de argumentos médicos y nutricionales, ratifican que las grasas saturadas no son malas por el hecho de ser saturadas, lo mismo que las “mono” y las “poli”, las “satu” molan, y mucho. Nuestro cuerpo saca mucho partido de las grasas saturadas, ¡incluso nuestro mismo corazón!

Hoy más que nunca te recomiendo que te leas los enlaces que te he ido colocando, te los he seleccionado con mucho cuidado, y muchos de ellos son lo que comenzaron a abrirme los ojos.

¡Tampoco nos pasemos a ponernos de grasa hasta arriba, ahora que nos dan vía libre!, que ahora parezca que las grasas son buenas no significa que las quites de tu dieta, pero recuerda que vegetales,  proteínas y lo natural en general, deben estar incluidos en tu alimentación de forma equilibrada.

Pero tranquilidad, ¡¡puedes comerte ese tocino!!

Referencias

En defensa de las grasas [Marcos Vázquez, fitnessrevolucionario.com]

Aumento de la obesidad desde las dietas bajas en grasas [Gráfico, authoritynutrition.com]

Aumento de la obesidad desde el aumento del consumo de carbohidratos [Gráfico,  coachmikeblogs.com]

¿Indulto para el colesterol en las nuevas recomendaciones dietéticas americanas? [juanrevenga.com]

Relevo de supervillanos: adiós, grasas saturadas; hola, azúcares [Javier Yanes, Blog Ci3nciAs M1xtas]

Grasas saturadas: Otra perspectiva (Parte 1) [Dietética sin Patrocinadores]

Las múltiples funciones de la grasa saturada [lagranepoca.com]

2 opiniones en “Cómo descubrí que las grasas son buenas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.