como catar té

Cómo catar un té

Hoy me he propuesto introduciros de forma muy resumida en mi mundo como sommelier de tés y las pautas que voy siguiendo para degustar y calificar la calidad de un té a través de una cata de té.

¿Quién puede hacer una cata de té?

No hace falta ser sommelier de té para diferenciar los tés más exquisitos ya que el té más exquisito será aquél que más te guste, que más te reconforte, que más te haga viajar…

Lo que sí es cierto es que para poder valorar hay que comparar y para comparar no nos queda más remedio que probar y probar todos los tés que podamos, eso precisamente es “ir haciendo el paladar”.

En este post me quiero centrar en desvelar las claves en las que nos tenemos que fijar a la hora de catar un té, es sencillo: siempre los mismos pasos y siempre diferentes experiencias.

Cómo realizar una cata de té

El té nos aporta información de cata a través de sus hojas secas e infusionadas, pero ¿cómo evalúo un té? ¿Qué pasos tengo que seguir para realizar una cata de té?

cata de té

Evaluación de las hojas en seco: Hay que observar y disfrutar el color y la textura de las hojas del té. Algo muy recomendable para apreciar su aroma lo más intensamente posible es calentar la tetera previamente y con ella ya caliente, oler las hojas del té. Para ello, es importante que las hojas tengan apariencia fresca y que estén completamente secas.

Infusionar las hojas de té: Importante tener siempre en cuenta los tiempos de infusión y la temperatura del agua que necesita cada variedad de té. Por ejemplo, en el caso del té negro, el tiempo de infusión suele rondar los 3 o 4 minutos y la temperatura del agua los 90º o 95º, sin embargo para los tés blancos requieren unos 8-10 minutos y una temperatura entre 70º y 80º. Para el té verde hay que observar cada modalidad específica del mismo.

Evaluación de la hoja infusionada: Este paso es uno de los más importantes al poder apreciar las diferencias en el aroma que experimenta la hoja entre que está seca y cuando ya se ha infusionado, además el olor va evolucionando a medida de que las hojas se van enfriando, lo que hace este momento aún más divertido.

Evaluación del licor: Para evaluar el líquido del té, lo primero de todo es comprobar su color porque nos dará pistas sobre la variedad de té. Siempre pensamos que los colores más claros corresponden a los tés verdes y los oscuros a los tés negros, pero el truco es el siguiente “más oscuro cuanto más oxidado sea el té”.

Evaluación gustativa del té: El paso que más me gusta …. A la hora de tomarlo yo recomiendo dejar entrar un poco de oxígeno en la boca para realzar el sabor del licor, os preguntaréis … ¿cómo hago eso?, pues sencillo, absorbiendo el té.

Este paso tiene una función retronasal y retro-olfativa con lo que mezclamos olor y sabor con lo que sentimos su sabor no solo en la boca, si no también sentir en la nariz.

Al examinar gustativamente el té en boca, no solo nos debemos fijar en los olores o sabores que nos evoca, sino también en su astringencia (al igual que en los vinos tintos, y cuyo nivel depende de la intensidad de sequedad y amargor que producen en boca), textura, densidad…

Anímate a probar diferentes variedades de té en el supermercado ecológico de Merkabio y comprueba las diferencias que existen entre países, tipos de té, cosechas, calidades… y sigue probando que nunca es tarde ni poco para descubrir nuevos sabores, olores … sentimientos …

Un comentario en “Cómo catar un té”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.