Qué es el aceite de palma | Merkabio tienda ecológica online

¿Qué es el aceite de palma? ¿Es realmente perjudicial?

Os contamos qué es el aceite de palma, por qué es tan utilizado en productos alimenticios y si realmente es perjudicial

Últimamente son muchas las personas que cuando leen o escuchan aceite de palma lo primero que gritan es ¡¡CÁNCER!! También en varios medios de comunicación, blogs y comentarios nos hemos hartado de ver miles de opiniones y textos, todos ellos bastante alarmistas, sobre este tipo de aceite vegetal. Hoy desde Merkabio os vamos a contar qué es exactamente y  por qué es tan utilizado. ¿Será tan perjudicial como se dice? Seremos imparciales, prometido.

El aceite de palma es, junto al de soja, uno de los más utilizados en el mundo. Su uso se extiende tanto a productos alimenticios (un 72%) como cosméticos o productos de limpieza (18%) o para biocombustibles (10%), y se extrae a partir de los frutos de la palma africana, una planta perenne originaria del continente africano y asiático que puede llegar a durar 100 años y alcanzar hasta  40 metros de altura.

De hecho, para identificarlo en los etiquetados de los productos lo podemos encontrar como:

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste
  • Sodium Palmitate
  • Estearina de palma (Palm stearin)
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma
  • Elaeis guineensis (nombre científico de la palma aceitera)

Y os preguntaréis ¿por qué ahora es tan utilizado y aparece en tantos productos? Pues bien, su uso se extendió para sustituir y desplazar a las grasas hidrogenadas, las cuales se ha demostrado en varias ocasiones que son perjudiciales para la salud.

Por ello es muy utilizada en coberturas, cremas, patés (y muchos productos para untar), pasteles, precocinados, aperitivos, snacks, bollería y, básicamente, en todos esos productos que cuando nos ponemos a dieta nos recomiendan no comer.

Algunos estudios indican que se puede encontrar en prácticamente la mitad de los alimentos manufacturados a nuestra disposición en cualquier supermercado.

Leyendo esto os daréis cuenta que el problema no está solamente en este aceite sino en los productos que lo contienen, ya que su ingesta no es recomendable a diario ni en grandes cantidades, o sino a ver qué nutricionista te da la siguiente receta diaria:

  • Para desayunar, bollería industrial recubierta de cobertura de chocolate,
  • A la hora de comer, una pizza o cualquier alimento precocinado que admita larga conservación,
  • A media tarde, dos bolsas de patatas fritas y
  • Para cenar, media lata de paté.

En este caso sí que tendrías una sobredosis de aceite de palma, ya que en todos estos alimentos es habitual encontrarla en su composición … ¡además de un sistema cardiovascular a prueba de bombas!

Uso del aceite de palma

El motivo por el que es utilizado en este tipo de alimentación es que se mantiene en estado sólido a temperatura constante, de ahí que sea ideal para las coberturas de chocolate, también tarda más en oxidarse por lo que se conservará más tiempo y podrá someterse a una mayor temperatura en su elaboración (y por eso se añade en snacks, aperitivos y precocinados).

En cuanto a su composición, el aceite de palma tiene un alto contenido en grasas saturadas, el 50% de su composición. Pero no todo es malo, porque el otro 50% se compone de ácido oléico (entre un 35% – 40%) y el restante de ácidos grasos monoinsaturados, ambos se encuentran también en el aceite de oliva, de girasol y los frutos secos y contribuyen a aumentar en nuestro organismo los niveles de lipoproteínas de alta densidad HDL, más conocidas como colesterol bueno… Digamos que es como el yin y el yan juntos. Además es de destacar su alto contenido en beta carotenos (origen primario de la provitamina A) y en alpha carotenos.

¿Por qué el aceite de palma tiene entonces tan mala reputación?

Ni la OMS ni otros organismos de salud han añadido el aceite de palma en su lista de productos cancerígenos, si bien el problema no radica tanto en el propio aceite de palma sino en su proceso de refinado. Así, la EFSA (European Food Safety Authority) emitió un informe sobre los contaminantes tóxicos del procesado o refinado de aceites, como son el 3-monocloropropanodiol y 2-monocloropropanodiol (3-MCPD y 2-MCPD) libres, así como sus ésteres de ácidos grasos y los glicidílicos de ácidos grasos, considerados como posibles cancerígenos.

Las grasas saturadas en sí no son malas directamente, a pesar de la mala fama que acarrean y tampoco el ácido palmítico, del que tanto se ha hablado a raíz de los estudios sobre cáncer y metástasis. De hecho, el aceite de palma virgen, a pesar de tener el mismo perfil de ácidos grasos, nada tiene que ver al refinado como bien lo ha explicado la profesora Lucía Redondo Cuevas en sus estudios de investigación y doctorado sobre Nutrición y dietética en su propio blog.

Pero realmente el problema con el aceite de palma se encuentra a nivel ecológico y medioambiental, ya que su uso, el gran aprovechamiento y el bajo coste que conlleva su sobre explotación ha hecho que varias multinacionales y gigantes industriales quieran utilizarla para numerosos fines, como por ejemplo para elaborar agrocombustibles, por lo que ha comenzado una expansión enorme de terrenos para el cultivo de dicha planta.

Para conseguir las extensiones necesarias para cubrir el mercado de la palma africana se realizan prácticas dañinas para la flora y la fauna de la zona, normalmente de África y Asia, tales como la quema y destrucción de bosques y selvas enteras, acabando con el ecosistema y provocando el peligro de extinción de especies como, por ejemplo, los orangutanes los cuales han sido quemados vivos y por los que se han creado numerables asociaciones y protectoras para luchar por su supervivencia.

Además, el cultivo de la palma africana es muy abrasivo con el terreno y genera una gran cantidad de dióxido de carbono debido a las plantaciones tan gigantes que se realizan, por lo que no puede recuperarse el ecosistema después de haber sido explotado.

¿Es posible evitar este impacto ambiental?

Por ello, existen también asociaciones y empresas concienciadas con el medio ambiente que optan por un cultivo más sostenible y ecológico de este aceite, mejorando las condiciones de los cultivos y evitando un terrible daño al medio ambiente, porque el cultivo ecológico y respetuoso del aceite de palma también es posible.

Para reconocer el aceite de palma respetuoso, existe una certificación conocida como RSPO (Roundtable on Sustainable Palm Oil – La mesa redonda del aceite de palma sostenible), desde 2008 y se basa en 8 principios y 39 criterios que se deben cumplir, como por ejemplo la intensificación de las actuales plantas ecológicas, la conservación de la biodiversidad, el respeto de las comunidades locales, el reglamento de adquisición de tierras y un largo etcétera.

Logo certificación RSPO

La recomendación de Merkabio es que sigas una dieta variada y equilibrada, intentando que la procedencia de nuestra alimentación sea lo más respetuosa con nuestro organismo como con el medio ambiente, por ello, tanto el aceite de palma como cualquier otro  alimento puede ser más o menos dañino dependiendo de su procedencia y del resto de ingredientes que vaya acompañado en su composición, así como de la ingesta que hagamos del mismo al día.

4 opiniones en “¿Qué es el aceite de palma? ¿Es realmente perjudicial?”

  1. ¿Qué hay de los recientes estudios, españoles por cierto, que demuestran la relación entre el aceite de palma y la metástasis?

    1. Buenas Gema, gracias por tu observación

      Precisamente hemos escrito este artículo por la mala fama que ha cogido de repente el aceite de palma en España. Pero, por más que hemos buscado, no hemos visto documentos a nivel internacional que justifiquen, se hagan eco o avalen este tipo de afirmaciones, tan solo los efectos que genera en el medio ambiente (si no es ecológico). Por ello, sin poder contrastar esa información, hemos decidido centrarnos en el impacto ambiental de sus plantaciones. No obstante, si quieres puedes enviarnos los enlaces o referencias a esos estudios a comunicacion@merkabio.com, y lo revisamos todo de nuevo.

      Muchas gracias Gema! Un saludo

  2. Muchos médicos afirman que el aceite de palma se adhiere a las arterias mucho más que el de oliva o girasol. Se nota mucho la diferencia por ejemplo cuando comes palomitas de microondas que lo contienen. Prueba de hacerlas tú en una paella con aceite de oliva y cómelas, y luego cómete una bolsa hecha en el microondas. Las segundas te dejan la boca resbaladiza por dentro, por que el aceite de palma se te adhiere a la mucosa de la boca. Pues igual pasa en el interior de las arterias.

    Además ¿por qué vamos a comprar esa porquería habiendo aceite español? ¿Conocemos las condiciones laborales de los trabajadores que lo elaboran? Por eso es tan barato.

    1. Buenas Carlos, como decíamos anteriormente, no tenemos constancia de estudios científicos que apoyen esas afirmaciones, si tú o tu médico disponéis de ellos, os rogamos que nos enviéis las referencias a comunicacion@merkabio.com.

      Nosotros tratamos de no dejarnos llevar por rumores, sino contrastar la información. Puede tratarse, por ejemplo, de desacreditaciones realizadas por marcas que no usan este aceite, para hacer daño a un competidor que sí lo usa. Es decir, por intereses económicos. No afirmamos que sea el caso, pero nuestro espíritu crítico nos indica que podría ser una posibilidad.

      No os decimos que compréis aceite de palma, frente a otros, ni mucho menos, simplemente tratamos de arrojar un poco de luz con respecto al revuelo (incluso alarma) que se está generando en España con este aceite… No entendemos por qué es solo en España y no en otros países…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.