La dieta macrobiótica se basa en el yin yang | Tienda ecológica online

Qué es la dieta macrobiótica

Los cereales integrales, legumbres, semillas y algas son la base de la dieta o comida macrobiótica, aunque lo importante es el equilibrio nutricional

Es enero y nuestros remordimientos tras los excesos navideños nos llevan a investigar y leer más sobre nutrición para empezar el año alimentándonos mejor y, por qué no decirlo, para adelgazar un poquito. Si bien anteriormente hemos hablado del mindful eating y la dieta paleo, hoy nos centraremos en la dieta macrobiótica, de origen japonés.

La dieta macrobiótica es una forma de alimentación basada en incorporar unos hábitos alimenticios saludables de por vida,  inspirados por la filosofía oriental del equilibrio entre el yin y el yang. En Merkabio disponemos de una sección de comida macrobiótica ecológica procedente de Japón, especialmente algas, preparados de frutas y salsas.

Uno de los principios de la alimentación macrobiótica es lograr una mejor digestión. Por ello, se da mucha importancia a masticar muy bien los alimentos y cocinarlos de forma que sean más fáciles de digerir.

No obstante, en la actualidad la dieta macrobiótica abarca muchos más alimentos, dando mayor protagonismo a cereales, algas, semillas, legumbres y vegetales.

Principales alimentos de la dieta macrobiótica

  • Los cereales integrales (y preferiblemente en grano) son la base de la pirámide nutricional de este tipo de dieta, entre los que destacan el trigo sarraceno, la avena, la quinoa, el mijo y el arroz integral. También el seitán, un preparado a base de harina de trigo y agua que se usa en dietas vegetarianas y veganas como sustituto de la carne.
  • El siguiente escalón de la pirámide está formado por las legumbres (alubias, azuki, garbanzos, lentejas) y las semillas (sésamo, lino) donde podemos mencionar también al tofu (también llamado queso de soja, elaborado con semillas de soja, agua y solidificante)
  • Las algas comestibles como el wakame, agar agar, el kombu, hiziki, nori, hijiki se pueden combinar fácilmente con otros alimentos, como hervirlas con cereales o legumbres. También como acompañamiento con verduras (por ejemplo salteadas con zanahoria y nabo). En los países orientales se suele consumir en mayores cantidades, porque su organismo está más acostumbrado
  • Los seguidores de la macrobiótica apuestan por cocinar con verduras locales de temporada, preferiblemente de producción ecológica. Las verduras frescas son menos frecuentes ya que son más difíciles de digerir
  • Pese a que los vegetales son claves en esta forma de alimentación, no se trata de una dieta vegetariana. Incluye, por lo tanto, huevos (de gallinas criadas en libertad), mariscos y pescado blanco o azul (siempre que no sea procedente de piscifactoría)

Alimentos no recomendados

  • Los productos lácteos se evitan en la mayor medida posible, dando lugar al consumo de leches vegetales, bebidas vegetales, té verde, té kukicha e infusiones. Como endulzantes se utilizan sirope de arroz, sirope de cebada o miel natural.
  • La carne estaría en la punta de la pirámide, ya que la alimentación macrobiótica desaconseja totalmente su consumo, especialmente de las carnes rojas.

Para tener una visión más gráfica, en el extremo yin encontraríamos los alimentos con efectos expansivos (azúcar, medicamentos, conservantes, alcohol) y en el extremo yang tenemos los alimentos con efectos contractivos (sal, carnes rojas). La dieta macrobiótica se basa en los alimentos del centro: cereales, legumbres, algas comestibles, semillas y verduras.

No obstante, la macrobiótica no consiste en atiborrarse a cereales o algas y dejar de lado todo lo demás, sino precisamente lo que busca es conseguir un equilibrio de nutrientes para facilitar a nuestro organismo las vitaminas, ácidos grasos, minerales que necesita.

De hecho, ciertas teorías macrobióticas hablan de comer más o menos cereales según estemos empezando con esta dieta y en función del ejercicio que hagamos. O si estamos, por ejemplo, en un proceso de recuperación, se recomienda aumentar su consumo.

Eso implica que, en ocasiones, también es necesario tomar alimentos de los extremos, pero compensando de forma armónica, y por proporciones, su consumo sin abusar de ellos.

Un comentario en “Qué es la dieta macrobiótica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.