Formas de tomar avena

Cómo tomar avena de formas distintas

La avena es el rey de los cereales por sus beneficios y propiedades, que ya te explicamos en este blog anteriormente, mayores que el resto dado su alto nivel de nutrientes, proteínas, vitaminas B1, B2 y E, fibra para evitar el estreñimiento y reducir el colesterol e hidratos de carbono de absorción lenta fácil de digerir, siendo por ello ideal para tomar en el desayuno de cara a coger fuerzas para el resto del día y por su alto poder saciante que nos hace aguantar el hambre hasta que lleguemos a la comida.

Existen muchas variedades de avena, pero las que más se cultivan y las que solemos encontrar son la avena sativa y la bizantina. Nosotros, claro está, recomendamos que sea avena ecológica para evitar también la ingesta de restos de pesticidas y fertilizantes químicos, de forma que el cultivo haya sido totalmente natural y limpio.

La avena se puede tomar en varios formatos según como la queramos consumir y qué propiedades queramos potenciar.

Infografía formas tomar avena

COPOS DE AVENA

Mientras que los granos de avena son el grano del cereal tal cual, con toda su fibra integral, los copos de avena son esos mismos granos pero hervidos al vapor y aplastados con rodillos para que sean más rápidos de cocinar que los granos y además, permiten consumirlos directamente con yogures, zumos o en bebidas tanto frías como calientes, al no ser necesario cocinarlos para comerlos.

Se pueden mezclar con otros copos de cereales y frutas estilo muesli.

Estos copos pueden ser también con avena germinada que se elaboran hidratando, germinando (al dejar que del grano comience a brotar la hierba de la avena) y deshidratando a menos de 40 grados los granos para luego pasarlos por el rodillo hasta formar los copos.

La principal diferencia con los copos es que la composición química ha cambiado debido a que el grano ha germinado con el agua y, por tanto, las proteínas, carbohidratos, azúcares y grasas, pasan a ser estructuras mucho más simples y de fácil absorción y digestión para nuestro organismo. La forma de tomarlos es exactamente igual que los copos aunque es recomendable dejarlos en remojo con agua, en la leche o en la bebida vegetal que vayamos a tomar pero en ningún caso cocinarlos porque perderían todas sus propiedades.

 

AVENA EN GRANO

Los granos suelen ser de avena integral que es lo recomendable según la nueva pirámide alimentaria, aunque los podemos encontrar también troceados o avena instantánea y se recomiendan especialmente para el desayuno aunque también pueden ser un excelente sustituto del arroz, pero ya requieren ser cocinados como cualquier otro cereal, por lo que, hay que lavarlos bien con agua fría y dejarlos en remojo la noche antes para luego cocinarlos o cocerlos en agua, leche o caldo entre 45 minutos y una hora (30-45 minutos si son troceados) poniendo el doble de agua que de granos (el triple o cuatro veces más si son troceados) y una pizca de sal. Lo mejor de los granos es que mantienen todo el aporte de fibra si es lo que se busca.

 

AVENA HINCHADA

Otra forma de encontrar avena es hinchada o inflada, para un desayuno fácil, rápido y nutritivo al poder comerse directamente y más fácil que el grano o los copos, así como queda flotando en la leche o en la bebida vegetal como cualquier otro cereal hinchado, aunque en el caso de la avena, es el cereal con mayor aporte de proteínas y energía pero con muy pocas grasas saturadas.

Como el resto de cereales inflados, su textura se logra al introducir aire en su interior a base de agua con distintos procesos de presión y sometiendo el cereal a altas y repentinas temperaturas para que el agua se evapore repentinamente inflando el cereal.

El resultado es un grano cocido con menos densidad en cuanto a relación peso (menor)/volúmen (mayor) y con una textura crujiente que los hacen ideales para incorporarlos directamente en las bebidas de tu desayuno, en yogures y en recetas de barritas de cereales.

 

SALVADO DE AVENA

Si se busca el mayor aporte de fibra y minerales, podemos encontrar la avena en forma de salvado, que es la capa exterior del grano. De sabor más suave y menos amargo que el salvado de trigo, no debes comprar el salvado en grandes cantidades porque se pone rancio muy deprisa (se puede comprobar si tiene un color uniforme o no) aunque también se puede congelar para mantenerlo.

Se suele utilizar como ingrediente para aportar mucha fibra en recetas de galletas, magdalenas, muffins, pan, etc. sustituyendo hasta un máximo del 30% a la porción de harina utilizada en las recetas tradicionales e incluso como ingrediente añadido en sopas o caldos para espesar, o en albóndigas o hamburguesas para añadir un ligero toque a nuez.

 

HARINA DE AVENA

También hay harina ecologica de avena aunque ésta se puede hacer moliendo bien los granos hasta que queden totalmente en polvo. Normalmente dos tazas de granos dan una taza de harina. En el caso de la harina de avena, normalmente se suele mezclar con otras harinas con más gluten y proteínas como la de trigo si se quiere que el resultado sea más esponjoso y tenga más volumen, por ejemplo en panes, bizcochos, magdalenas, etc.

 

LECHE DE AVENA

Por último, podemos tomar bebida vegetal de avena que tampoco se queda atrás en propiedades y beneficios ya que se elabora básicamente con sus granos remojados y triturados junto con agua, sal y, a lo mejor, con algún endulzante añadido como pueda ser sirope.

Espero que os haya gustado la explicación y que poco a poco vayamos todos mejorando la calidad de nuestra alimentación, empezando por el desayuno. En la tienda ecológica online Merkabio procuramos poner a vuestra disposición una alimentación saludable para alcanzarlo.

Un comentario en “Cómo tomar avena de formas distintas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.