¿Qué es el sistema inmunitario?

Sistema Inmunitario

El sistema inmunitario es un perfecto conjunto de células, tejidos y órganos que trabajan en coordinación para proteger el cuerpo y evitar la colonización de agentes extraños que resulten peligrosos para nuestro organismo.

MISIÓN: En condiciones normales, el sistema inmunitario está perfectamente organizado y constantemente ocupado protegiéndonos de todos los patógenos externos (virus, bacterias y hongos).

MEMORIA: Algo muy curioso es que el sistema inmunitario recuerda todos los patógenos que nos han contagiado, de modo que, si un mismo patógeno nos vuelve a colonizar nuestro cuerpo tendrá una lucha más eficiente. Además, nuestro sistema inmunitario tiene la oportunidad de memorizar un número alto de patógenos.

¿Cómo nos protege nuestro cuerpo de las infecciones?

La primera función que tiene nuestro cuerpo es evitar la entrada de microorganismos en nuestro cuerpo.

Para ello, presenta una serie de barreras físicas que contribuyen a evitar ser contagiado por cualquier agente externo.

En caso de que los patógenos consigan atravesar estas barreras se activa lo que se conoce como RESPUESTA INMUNITARIA.

¿Qué es lo que hace el sistema inmune?

1. Reconoce algo en el cuerpo que no debería estar ahí

2. Indica a las células de su sistema inmunológico el modo de llegar hasta donde está el problema

3. Ataca al invasor y contribuye a eliminarlo del cuerpo

Tipos de respuesta inmunitaria

1. Respuesta inmunitaria inespecífica: Representa la primera barrera defensiva del organismo. Las células encargadas de llevar esta acción son los neutrófilos y macrófagos, células que se caracterizan por activarse de forma inmediata siempre que cualquier sustancia que penetre en el organismo. Estas células destruyen los elementos extraños antes de su propagación en el cuerpo. Los mecanismos de defensa inespecíficos aportan un buen sistema de protección. Sin embargo, en muchas ocasiones no es suficiente y tiene que entrar en funcionamiento la respuesta inmune específica.

2. Respuesta inmunitaria específica: esta respuesta es mediada por los linfocitos (Linfocitos B y T). Estas células reconocen a los patógenos de manera específica y crean anticuerpos para el reconocimiento y destrucción del mismo.

¿Cómo aumentamos las defensas de nuestro sistema inmunitario?

Tener un sistema inmunitario que funcione bien disminuye las posibilidades de enfermarnos. Por ello, es muy importante llevar a cabo una serie de recomendaciones:

  • Evita sobreexponer nuestro sistema inmunitario a situaciones de riesgo, como acudir a sitios muy concurridos y poco ventilados.
  • Lleva una alimentacion sana: nuestro estado de salud depende, en gran medida, de los productos que ingerimos. Por ello, es muy importante cumplir con una dieta equilibrada y variada, integrada por frutas y verduras ricas en Vitamina C y bajas en azúcares y grasas, que acaban debilitando nuestras defensas.
  • La hidratación sigue siendo fundamental para expulsar las toxinas de nuestro organismo y activar el sistema inmunológico.
  • Estar activo: no es necesario ir al gimnasio para ejercitar nuestros músculos, pero hay que evitar el sedentarismo. Delo contrario, no estaremos estimulando la generación de adrenalina y bajaremos nuestras defensas.
  • Respetar las horas de descanso, aunque no estemos cansados.
  • Ayuda con sustancias inmunoestimulantes: las sustancias inmunoestimulantes son aquellas que ayudan aumentar las defensas de nuestro organismo. Varios estudios han demostrado que sustancias como el própolis, la equinácea, la Vitamina C, miel, el reishi o el shitake son grandes aliados para aumentar y proteger nuestras defensas.

Usa la higiene como lema de tu vida:

Coronavirus - Lavarse las manos

Lávate las manos con frecuencia. Si no dispones de agua y jabón, utiliza los geles higienizantes sin aclarado.

Evita tocar tu cara con tus manos.

En la medida de lo posible, no tocar pomos, barandillas y otras superficies que puedan haber sido utilizadas por muchas personas.

Utiliza el codo para toser.

Usa una ropa diferente en casa y en la calle. De esta manera, no introducirás en tu vivienda los patógenos que hayas encontrado en la calle.

¿Qué factores pueden poner en riesgo nuestro sistema inmune?

  1. Estilos de vida inadecuados
  2. Mala alimentación
  3. Cambios climáticos
  4. Contacto con otras personas
  5. Contaminación
  6. Edad o etapas de vida
  7. El estrés
  8. Infecciones respiratorias
  9. Tabaco y el alcohol
  10. Ingesta de medicamentos
  11. Resfriados y gripe (virus y bacterias)
  12. Otras enfermedades que pueden poner en jaque las defensas
  13. Falta de Vitamina C
  14. Sedentarismo