Chat

Yogur de soja ecológico con cereza Sojade 400g

Imagen de Yogur de soja ecológico con cereza Sojade 400g
2,70 €

(6,75 € kg)

3.11€
Impuestos incluidos
-15%
Descuento
Cantidad

Este producto requiere transporte refrigerado.
Compra antes de las 17:00h tu yogur de soja ecológico con cereza Sojade 400g y recibe tu pedido el Miércoles 22 de Agosto.
volver a Yogures

ENVIO GRATUITO

A partir de 49.95€

DEVOLUCIONES

14 días naturales

MEJOR PRECIO

Garantizado

PAGO 100% SEGURO

En todas tus compras

Opiniones de nuestros clientes

Escribe tu opinión

Por qué comprar Yogur de soja ecológico con cereza Sojade 400g

Yogur vegetal de intenso sabor a cereza gracias a que está elaborado con ingredientes totalmente ecológicos y naturales. Se trata de un yogur de leche de soja, libre de gluten y lactosa, perfecto como sustituto de los yogures de leche de origen animal. Rico en proteínas y bajo en grasas saturadas, está enriquecido con bífidus y acidófilus para convertirse en un yogur vegetal tan delicioso como saludable.

Ingredientes

Bebida de soja* 78% (agua, habas de soja descascarilladas* 9,2% (francia)), cereza* 10%, azúcar moreno de caña no refinado*, almidón de tapioca*, aroma natural*, espesantes: pectinas - harina de semillas de algarroba - citrato de calcio, zumo concentrado de saúco*, regulador de acidez: ácido cítrico y fermentos activos seleccionados de los cuales bífidus y acidófilus.

Información nutricional

Valor energético 361Kj / 86kcal
Grasas2,1g
Grasas saturadas0,3g
Hidratos de carbono12,7g
Azúcares12,1g
Proteínas0g
Sal0g
Fibra alimentaria0,14g
Por cada 100g

Información sobre alérgenos

Icono de altramucessoja

Presentación

Envase de 400g

Modo de uso

Conservar frio entre 2ºC y 8ºC, abrir y servir al gusto. Cuando se termine, puedes separar fácilmente el cartón del plástico de su envase para reciclar sus desperdicios por separado.

Perfecto para tomar a cualquier hora del día acompañado de cereales o semillas comestibles. Es apto para veganos, vegetarianos, celíacos e intolerantes a la lactosa. Prueba a comerlo bien frío o a añadirlo a tus recetas de repostería más saludables.